Pocos ámbitos necesitan de una monitorización de datos tan constante como la salud y la medicina. Como todo entorno de investigación es necesario controlar hasta los aspectos en apariencia más insignificantes porque en ellos puede estar la clave del éxito.

Las redes inteligentes tienen una amplia experiencia desde hace años dentro de la industria para las tareas de control, mantenimiento y seguridad y esto se puede exportar con total garantía al campo de la biomedicina gracias a su monitorización precisa, continua, remota y segura para el paciente o individuo objeto del estudio.

Nuestras soluciones son capaces de controlar por completo el ambiente y entorno del paciente:

  • Oxigeno
  • Humedad
  • Temperatura
  • Gases
  • Contaminación

y las personas que están en él:

  • Ritmos cardiacos
  • Respiración
  • Movilidad
  • Presencia

En entornos de riesgo, por ejemplo con alta radioactividad, podemos monitorizar en tiempo real los valores deseados y actuar de forma inmediata si estos se salen de los rangos de tolerancia aceptables.

Estos sensores se pueden instalar en los centros de tratamiento o estudio (hospitales, centros de entrenamiento) pero también es posible instalarlos en el lugar de residencia del paciente para otorgarle una mayor calidad de vida.